UN SEÑOR TRANQUILO.

Al señor tranquilo nada le alteraba. Era apático y sosegado. La monotonía se había adueñado de su vida y se pasaba los días bostezando, hasta que llegó un punto en el que su boca, que ya estaba dada de sí, se convirtió en un agujero negro. Se dio cuenta leyendo el periódico. Las noticias le parecían tediosas y los discursos de los políticos eran como somníferos para su mente. Al empezar a bostezar, el periódico entró en su boca hoja a hoja, como si su campanilla fuese un imán. Pero al llegar ahí, las hojas seguían por el canal de su esófago hasta llegar a su estómago.

Image result for revista tapas ñam ñam magazine

El señor bostezaba para cruzar la calle cuando tenía prisa y el semáforo estaba en rojo. Los coches se le acercaban a toda velocidad y le hacían luces para que se apartase, entonces la boca del señor se transformaba en un túnel.

Si empezaba a llover, en vez de abrir un paraguas, el señor tranquilo abría la boca y bostezaba. Nada más entrar en el agujero negro, las gotas de lluvia se convertían en estrellas fugaces. Esos pequeños meteoritos luminosos morían en su estómago, lo cual le provocaba ardor, pero prefería eso antes que mojarse el peluquín color espagueti integral.

Image result for gif peluquin

En otra época, el señor tranquilo contrajo nupcias con una bella señora cumulonímbica. Estaban muy enamorados, pero el paso del tiempo había hecho de su matrimonio algo monótono. Un día, mientras dormían en su cama rellena de nubes de algodón, el señor bostezó y engulló a su esposa. Se le quedó un trozo de camisón enganchado entre los maxilares y lo guardó en un cajón, de recuerdo. Lo mismo sucedió cuando intentó mantener otras relaciones. Él engullía a sus presas parejas en cuanto la monotonía acechaba, así que al final decidió quedarse solo. Tenía mucha riqueza interior.

Image result for gif tragar

Más de lo mismo ocurrió con sus jefes; bostezaba cuando le llamaban al orden o cuando le recriminaban por la tardanza en la entrega de algún proyecto. Sus superiores eran engullidos por el agujero negro, dejando el puesto vacante para otro candidato. El último jefe le gustaba mucho, pero una mañana en la que el señor tranquilo había dormido mal, bostezó y el jefe bueno desapareció. Esa vez intentó vomitarlo en la papelera del despacho, pero lo único que consiguió fue engullirla también haciendo que su jefe, que estaba atascado en el esófago, recibiese un papelerazo y le saliese un chichón. Del impacto, al señor tranquilo se le cayó el peluquín. Menos mal que estaba solo.

Image result for gif alone office

Bostezaba en el fútbol cuando su equipo no se movía. Había bastante distancia entre su asiento y el terreno de juego, por lo que aun no había conseguido engullir a los jugadores vagos. Peor suerte corrió el árbitro en el último partido, se acercó demasiado a la banda y fue engullido por el señor tranquilo cuando pitó un fuera de juego nada claro. A partir de ahí, fue un señor tranquilo con voz de pito.

Una vez que le intentaron atracar, el señor tranquilo también bostezó y no solo absorbió al ladrón, sino que también se llevó consigo el botín que el caco acababa de robar en un banco: mil kilos de garbanzos y cuatro millones de papeles reciclados sin marcar.

El señor tranquilo era imbatible.

Image result for gif erase una vez la vida

3 respuestas para “UN SEÑOR TRANQUILO.”

  1. Hala, qué fantasía!!!!
    Según lo leía veía la historia como una de las que contaban en un fantástico programa que se llamaba “El planeta imaginario” hace muchos años, y que era de lo mejor que había en la TV.
    Enhorabuena por el giro!!

  2. Me ha encantado. Una historia fantástica. Ya echaba de menos leer algo tuyo. Te superas cada día. Beso grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s