CONSULTORIO DE PALO #2 (oda al Reggaeton)

“Buenas tardes, Señorita de Maíz.

Soy un mozo que tiene una duda que le atormenta.

Últimamente, tras una vida enfocada casi por completo a la música, en casi todas sus modalidades, he descubierto que ahora todo gira en torno al reggaeton, y lo odio.

En los bares se oye, en las discotecas se oye. En la celebraciones, en las fiestas… Hasta en la calle se oye gracias a que los jóvenes van con sus altavoces portátiles a todo trapo con ella puesta, como si esto fuese el Bronx.

Y yo no sé qué hacer. Si no volver a salir nunca y que la juventud disfrute de lo que ha elegido, o colgarme de nuevo los auriculares y enfrentarme a cara de perro contra esa creación de Belcebú en forma de Maluma.

Ya sé que no le puedo poner puertas al campo, pero lo que tampoco quiero es que esa matraca lo inunde todo y no haya alternancia musical en los bares.
Igual que a mí no se me ocurriría pedir Leiva en Ushuaïa, ¿no se puede llegar a un acuerdo tácito para que no se pida la mierda de reggaeton en un bar en el que se escucha pop-rock?

Muchas gracias por su tiempo y comprensión.

P.D.: El baile del pollo, ¿qué base musical usa? Igual ese sería un buen punto de partida”.

Resultado de imagen de gif reggaeton

Querido melómano:

Sabes que te tengo por una persona con un excelente gusto musical, ambos amamos a Leiva por encima de muchas cosas y nos venimos arriba con Los Nikis… Dicho esto, HOY QUIERO CONFESAR que si necesitas reggaeton, dale si estoy en un bar y suena Maluma, se me aviva el alma, me subo a la tarima/mesa/barra/persona más cercana y empiezo a bailar el pollo. Ya está. Ya lo he dicho. También me sucede con el pop-rock, por supuesto. Y con la música de los 80. Soy una persona que se adapta a todo. Bueno, el flamenquito me cuesta, aunque poco a poco me voy acostumbrando el pollito va aprendiendo a dar palmas. Así que aquí tienes la respuesta a tu última pregunta: el pollo se adapta a cualquier género musical y tú, con mi ayuda, vas a tener que hacer lo mismo.

Dicen que la música es la medicina del alma, aunque observo que en tu caso, el reggaetón te sienta como un bofetón. Lo primero es reconocer el problema. Hay gente a la que no le gusta la cerveza, gente a la que no le gusta el chocolate y gente a la que no le gusta el reggaeton. Tiene que haber de todo en el Reino del Señor, pero querido melómano, aunque hay vida más allá de Daddy Yankee y J. Balvin, hasta en las fiestas más pomposas y llenas de glamour suenan acordes reggaetoneros mientras las mujeres se suben un poco los vestidos, los hombres se desabrochan un par de botones de su camisa y se empieza a bailar perrear, ya tú saes, papi.

No te voy a negar que las letras de esas canciones son un horror y que han sido podrían haber sido compuestas por un equipo de simios.

Resultado de imagen de simpsons mono gif escribiendo

Pero como bien dices, no se le pueden poner puertas al campo, la gente ya no va en un submarino amarillo, ahora prefieren subirse al auto a hacer travesuras y de nada sirve taparse los oídos. Hay que afrontarlo y por eso te voy a dar unos consejos para sobrellevar el trance… ¡Súbeme la radio!:

  • Ponte piripi. Aprovecha ese momento en el que Maluma entona un tema para ir a la barra a por otro trago una cerveza. Ahoga el reggaeton en alcohol. El piripismo lo arregla todo. Probablemente, cuando lleves seis cervezas encima, te arranques y cantes hasta las rancheras (me lo ha dicho una amiga).
  • Baby, tú lo sabes, el ser humano, por defecto, nace cotilla, así que entrena a tu cerebro para que atraviese el malecón omita la música y se centre en escuchar conversaciones ajenas. La información es poder. Además, es muy entretenido (me lo ha dicho otra amiga).
  • Vete a casa (en taxi); tengo otro amigo (sí, soy muy social) que me dijo que a su novia la conoció en un taxi, piii-piiii.
  • Acércate al DJ e intenta pedir algo de pop-rock. Mi consejo es que tampoco seas muy atrevido con el género musical solicitado; yo en un evento al que asistí en calidad de Influencer de Palo, le sugerí al DJ que pusiese Beethoven y él me respondió que eso no era el Teatro Real (era Pachá Ibiza y el DJ era Guetta, pero por intentarlo que no sea).
  • Dile a un amigo ‘vente pa’ca’ y daos una ‘putivuelta’, a lo mejor encontráis a otras dos raras anti-reggaetoneras y termináis muy felices los cuatro.
  • Por último, y por mucho que te pese, el reggaeton es la banda sonora de este principio de siglo millenial, así que cierra los ojos, escúchalo, gósalo y baila, baila, bailá… La gente que sabe bailar decentemente reggaeton está súper en forma; tan en forma que si el reggaeton fuese un futbolista, el Real Madrid lo habría fichado. Piernas de acero aseguradas. Y eso es lo que te llevas.

Y vosotros, ¿Cantáis en la ducha canciones de Cepeda? ¿No os gusta la cerveza? ¿Se os encrespa el pelo con la humedad? Sea cual sea vuestro problema, podéis debéis mandarme vuestras consultas mediante un DM a mi Insta y/o Twitter (@palomitazdemaiz) y yo intentaré arreglaros la vida con un post.

Resultado de imagen de gif bye

Me he hecho la sueca.

Estoy sentada en un banco esperando a una amiga que llega tarde, pero guapa. A lo lejos veo que se acerca una señora alguien de mi cole a quién no me apetece saludar. Me hago la sueca, saco el móvil y empiezo a escribir este post.

Levanto la mirada. Ni rastro de la señora compañera del cole, misión cumplida. Echo un vistazo a mi alrededor a ver si veo a mi amiga la que llega tarde nuevos enemigos, pero no hay moros en la costa. Me llama la atención una niña que está patinando. Se desliza por el asfalto como mi tarjeta de crédito en el datáfono de Zara en rebajas. Suave, tranquila, sin crédito en paz y armonía. Si hasta parece fácil hacer una pirueta sobre los dos ejes ¡JA! “Tengo que desempolvar mis patines, están en el maletero del coche. Creo. La última vez que me los puse me caí de culo delante de unos chicos.”

Resultado de imagen de foto patines bonita

También veo a una chica empujando con una mano un carrito, en la otra mano lleva una barra de pan ya empezada; se escapa de su lado un niño pequeño que se dirige como una bala a los columpios. Creo que ella es su cuidadora se gana el pan (el que se está comiendo) cuidándolo. Con un marcado acento ¿puertorriqueño?, la presunta cuidadora le dice a la criatura, que ya está trepando por un barco, que tenga cuidado y corre detrás de él. Cuando llega a los columpios, se apoya las manos en los riñones y respira fatigada. Me parece que alguien tiene que darle menos a la hogaza y más al brócoli.

De repente aparece en mi campo de visión Cary Grant un chico que va impoluto, no lleva traje pese a que es lunes. Chinos, camisa y americana en plan bien, no en plan cortijero. Zapatos marrones de ante. Todavía está moreno. “A lo mejor tiene barco”. Me derrito un poco. En la muñeca lleva el último modelo de pulsómetro de Garmin. Me derrito un poco más. Me mira, le mantengo la mirada, se acerca y me pregunta mi nombre, me pongo nerviosa, vuelvo a centrar la mirada en el móvil y continúo escribiendo. No me ha dado tiempo a fijarme en su culo si lleva anillo… Si es para mí, volveremos a cruzarnos, tengo que creer en el destino, lo dice una taza de Mr. Wonderful.

Levanto la mirada otra vez para continuar llenando este post y veo a un señor peluquín con un señor debajo. Se nota a la legua. Tiene las dos manos ocupadas con sendas bolsas del súper, supongo que por eso lleva el bastón colgado del hombro, no le quedan manos. En vez de ayudarle, me imagino una escena en la que viene una ráfaga de viento que hace que la mata de pelo salga volando y que el señor muestre sus vergüenzas sin poder evitarlo, porque si suelta las bolsas de golpe, se romperá el bote de pimientos asados… y qué decir de los huevos ecológicos ¡Se puede liar parda dentro de las bolsas! Me rio un poco. El karma me lo devolverá haciéndome salir del cuarto de baño de un bar con un trozo de papel higiénico pegado al zapato ¿Hay algo más ridículo que eso? Que se te caiga el peluquín en la calle caerte de culo patinando, supongo.

Acaba de llegar a mis pies una bolsa grande de patatas fritas sabor campesina… SABOR CAMPESINA. Si una feminazi viese esta aberración se indignaría, “tendrían que ser sabor CAMPESINE“. En la bolsa aparece un tomate, un ajo y una hoja de perejil (como si las hubiese hecho Arguiñano); ni rastro de glutamato monosódico o aceite de palma la Señora Campesina. Yo creo que estos de Lay’s la marca blanca de un reconocido supermercado gallego (no voy a hacer publicidad sin transacción económica de por medio) no quieren meterse en líos. En este post ya os hablé de mi amor por las Lay’s Gourmet con Trufa, el resto de patatas fritas no tienen nada que hacer a su lado.

La niña patinadora acaba de hacer un salto con giro. Me quedo loca. Un señor que pasea a su perro un mastín que pasea a un señor, también. Tenemos delante a la próxima Campeona Olímpica de patinaje artístico. Ahí viene mi amiga. La puntualidad no le acompaña. Nunca.

¡Un besito para mis lectores del cole!

HAKUNA MATATA.

No quería entrar en debate ni explicar ooootra vez lo que pienso sobre la asociación Almas Veganas; ya me he explayado suficiente en Instagram y en Twitter, pero como ser humane, consumidore de huevos (de gallines), amante del pescado en todas sus variantes y un poco T-REX cuando me ponen delante un Lomo Alto de Black Angus, me veo en la obligación de utilizar mi transitado blog para explayarme. No pasa nada si lo leen solo quinientas, doscientas, nadie tres personas, yo voy a quedarme a gusto. Si os parezco pesada, marcad la X de la Asignación Tributaria a la Iglesia Católica y cerráis pestaña.

Aviso de antemano, no soy yo la que escribe, es mi IRA.

Resulta que estas tipejas salvadoras del medio ambiente que viven en una granja a la que llaman Santuario, demuestran que tienen una inteligencia ‘distraída’ al argumentar el porqué consumir animales o productos derivados de los mismos, es un crimen. Si van de paseo con ‘su manada’ por un lago y ven unas cañas de pescar que haya dejado un pescador, las rompen (muy tranquilas ellas), porque las cañas son armas de destrucción masiva y los pescadores unos asesinos ¡OLE! También rompen huevos, como Lucio, pero no para hacernos unos huevos rotos, sino para evitar la esclavitud gallinera y porque los huevos proceden del resultado de una violación de los gallos a las gallinas (vivimos en una sociedad heteropatriarcal gallopatriarcal).

Imagen relacionada

Son especistas y no quieren hacer diferencias entre seres HUMANES y seres NO HUMANES. Yo me uno al club de especistas porque pienso que estas persones mejorarían la evolución de la especie humane si se extinguiesen, su carga genética es peligrosa. Crucemos los dedos para que esos flequillos cortados a machete no se reproduzcan.

Resultado de imagen de almas veganas

Les no-veganes somos seres despreciables que deberíamos dejar de ingerir huevos, carne, pescado y yo creo que en el siguiente capítulo no nos van a dejar comernos tranquilos una ensalada mixta, porque les tomates y les lechugues son seres vivos sufridores y víctimes del estado opresor.

Compañeres, estáis como cabres y vuestra causa hace mucho daño a la gente vegana con mentalidad ‘normal’. Si la finalidad de vuestros vídeos no es que os den un programa de humor en TVE que se llame Los Morancos Les Moranques, por favor, parad ya. Que cada uno coma lo que quiera y lo que le siente mejor. Hakuna matata, vive y deja vivir. A la hora de salvar el planeta no hace falta poner etiquetas (etiquetes para vosotres) y no importa que seas vegano, vegetariano o de lacón con grelos.

Está claro que algo estamos haciendo mal y que nos estamos cargando el planeta. Yo de pequeña en la playa coleccionaba conchas conches y ahora colecciono plásticos, latas, papeluchos plástiques, lates, papeluches… que tiro en la correspondiente basura basure y después me voy al chiringuito chiringuite a tomarme una merluza al horno recién pescada por un asesino señorino que vive de ello ¿me estoy cargando el planeta planete? No. Ser responsables con el medio ambiente no está reñido con tomarse un chuletón.

Me pregunto si estas gentes también irán a la selva a dar lecciones, llamando asesines y violadores a los leones por comerse a las gacelas y aparearse con las leonas. El ciclo de la vida, chiqui. 

Imagen relacionada

El sufragio universal parece que fue un avance, pero al pensar que las integrantes de Almas Veganas también tienen derecho a votar, ya no estoy tan segura. A lo mejor realizar un examen de sentido común previo a las próximas elecciones no estaba mal. ¡Con lo buenos que están unos huevos fritos con patates!