LANZARSE A LA PISCINA.

Hace más o menos un rato un tiempo, ella conoció a un chico señor. Estando con él, sentía paz y armonía. Era como ‘navegar’ en una lancha hinchable por una piscina. No había sorpresas; las mañanas eran tranquilas; las tardes, sin sobresaltos; las conversaciones, serenas… Y se entregó a esa calmada rutina. La comodidad de lo seguro. Supongo.

Hasta que un día empezó a echar de menos encontrarse de vez en cuando con alguna ciclogénesis explosiva, de las que vienen por el norte, o con una DANA, como lo llaman ahora en Levante, o un simple temporal, que es como se ha dicho toda la vida. Pero no en el sentido negativo de estos fenómenos meteorológicos que, aunque a veces son devastadores, resguardarse y mirarlos es alucinante.

Ella, ni buscaba discusiones acaloradas con palabras que lo destrozasen todo, ni llantos desconsolados que inundasen lo que hubiese a su paso. Solo quería un poco de oleaje y mareas vivas en esa rutina, nadar con tiburones blancos y hacer cosas arriesgadas como comer fruta sin lavar.

Así que ella, que siempre se había dejado llevar por su intuición, decidió bajarse de la lancha hinchable salir de la comodidad de lo fácil, lanzarse a la piscina o, como ella dice, ponerse el neopreno y nadar mar adentro para saborear ese momento de inseguridad ante lo desconocido.

** Las fotos son de una fotógrafa que se llama Elena Kailis y el proyecto se llama Alice in Wonderland.

UN 6 Y UN 4 Y TENDRÁS TU RETRATO.

Yo, que tengo un gusto exquisito, recibo el encargo de buscar ilustraciones originales y que tengan que ver con la moda, para decorar el nuevo hogar de una amiga recién divorciada.

Busco, busco y (aunque no soy madre) al final encuentro LAS ilustraciones perfectas.

Resulta que Shira Barzilay, que así se llama mi amiga esta artista israelí (el nombre de mi amiga que vuelve a estar en el mercado vamos a dejarlo en el anonimato POR AHORA), ha conseguido vivir de sus dos pasiones: el dibujo y la moda, llegando a trabajar para firmas como Roberto Cavalli o H&M.

Hace un par de años, esta señora creó su propia marca, que en un principio vendía calcomanías tatuajes temporales diseñados por ella misma, pero que ha ido evolucionando hasta ofrecer un mix de productos y colaboraciones, siempre con el toque de su seña personal ‘manual’.

Sus cositas molan un montón y podéis verlas en su cuenta de Instagram @koketit. Pocas veces un 6 y un 4, tuvieron mejor retrato.

*Vía trendland.com

UN EMOJI VALE MÁS QUE MIL PALABRAS.

Los emojis son pequeños dibujos que se utilizan para expresar nuestras emociones a la hora de enviar mensajes sin tener que describirlas palabra por palabra; por ejemplo: Hola, estoy leyendo el blog de ‘Hoy estoy sembrada’  + carita súper feliz, y el receptor del mensaje entenderá que el blog es muy divertido, o también: ¡Mañana es viernes! (+ emoji de flamenca) o ¿Quedamos? (+ emoji de dos cervezas brindando). El lenguaje de los emojis, como el reggaetones universal.

Viendo el BOOOOOM de los emojis,  la fotógrafa Liza Nelson quiso hacerles un pequeño homenaje, dándoles vida en su Tumblr. Aquí os dejo los que más me han gustado:

SHIT.💩
Típico emoji que acompaña a la frase “He tenido un día horrible“, “Me he encontrado a mi ex” o “La cena de ayer me sentó regular“.

Leer más “UN EMOJI VALE MÁS QUE MIL PALABRAS.”