YA ES TARDE, SEÑORA.

Dean Bradshaw - The Golden Years

La semana pasada hice algo tan emocionante como (aviso, el contenido que voy a escribir ahora mismo puede herir la sensibilidad de algunos) ¡¡BAJAR LA BASURA!! Jo, qué fuerte, tía. Pues sí, fortísimo. El tema es que al salir a la calle, eché de menos a un colectivo que, como las palomas, pululan siempre por los alrededores del parque que tengo delante de casa, un colectivo que no sabes que tienes hasta que lo pierdes: LAS SEÑORAS.

LAS SEÑORAS son un grupo social que representa la verdadera España. Ellas son las verdaderas influencers.

SI ESO TE LLAMO: SELFIE EN LOS AÑOS 90. . . . . . . . . JAJAJA

Hay gente que utiliza el término SEÑORAS de forma despectiva, algo que me parece muy poco acertado ¿Qué seria de este país sin LAS SEÑORAS señoreando?: señoras que quedan para ‘ir a andar’, las señoras de la silla plegable en la playa (holi!), señoras que llegan a unas escaleras mecánicas y las miran como si eso fuese el Dragón Khan, las señoras que se ponen la bolsa de plástico en la cabeza cuando llueve, señoras a las que les gusta el animal print, señoras que votan a Pedro Sánchez porque les parece guapo, las señoras que salen en los informativos a pie de calle comentando el calor que hace (en pleno mes de julio), las señoras que van al plató de Sálvame y se mueren por la foto con Belén Esteban, las señoras que intentan imitar a La Lomana, pero que terminan pareciéndose a Maite Zaldívar, las señoras del medio rural que salen a la calle en zapatillas… LAS SEÑORAS son cultura.

Las neuronas sí se regeneran: 5 hábitos que le pueden ayudar | BuenaVida | EL PAÍS

Las señoras a las que echo de menos debajo de mi casa son LAS SEÑORAS de bien que quedan para tomar el aperitivo todas las mañanas o para sentarse de tertulia en un banco del parque. Caminan en grupo, bloqueando las calles. Siempre recién salidas de la pelu. Señoras que al nadar estiran el cuello como un pavo, para no estropearse el peinado. Algunas dicen que me conocen ‘desde que eras así‘.

A tu lado la alegría nunca me falta ;-)

Yo soy fan total de las señoras. Puede que esté empezando a mutar en una de ellas porque la sillita de playa plegable me parece el mejor invento, después del concepto APERITIVO. Creo que el día que me encuentre a una amiga con su hijo y le diga al niño: «¡pero qué mayor estás!«, habré terminado de fusionarme completamente. Y ya me estoy haciendo fuerte en esa idea para cuando llegue el momento. EMBRACE LAS SEÑORAS, PALO.

Twitter

SEÑORA SE NACE. Y SE HACE.

El otro día quedé con una amiga para tomar el aperitivo. Yo me pedí una caña y una tapa de tortilla (¡un saludo a mi entrenador personal y nutricionista!) ; ella un mosto. Sí ¡UN MOSTO! Mi reacción inmediata fue decirle: “Tía, eres una señora encerrada en un cuerpo joven, ¿qué será lo próximo? ¿Un Bitter Kas?”. Estuvimos de cháchara un buen rato, hasta que mi amiga lo volvió a hacer, “¿Oye, Palo, has visto el último capítulo de Acacias 38? ¡Qué fuerte!”. Manos a la cabeza; mis sospechas se confirmaron cuando me dijo que su sex simbol era Ramón García.

Pues apaga y vámonos. Definitivamente mi amiga es La Señora Doubtfire. Y no digo yo que ser una señora con 25 años sea malo. Si te llaman señora, no te ofendas; ya verás qué alegría cuando te cedan el asiento del autobús. Hoy en día hay todo tipo de tribus urbanas: hipster, punk, chonis, emo, perroflautas… ¿Por qué no incluir a las ‘señoras‘? El señorismo merece ser reivindicado y no hay que avergonzarse por ser señora antes de tiempo, cómo diría mi abuela: «Vergüenza para el que roba«.

Tras pasarme todo el verano realizando una investigación de campo, infiltrada entre #SeñorasDe25años, ya puedo corroborar cuáles son los requisitos indispensables para ser una auténtica señora precoz:  Continuar leyendo «SEÑORA SE NACE. Y SE HACE.»